Un juez federal prohibió el martes la publicación de los patrones para fabricar armas de fuego con impresoras 3D, mientras que el presidente Donald Trump cuestionó si su gobierno debió haber aceptado que los planos se publiquen en internet.

La compañía detrás de los planos, Defense Distributed _con sede en la ciudad de Austin, Texas_ había llegado a un arreglo en junio con el gobierno federal, el cual le autoriza que los diseños para las armas sean descargables desde el miércoles.

El interdicto del juez de distrito Robert Lasnik, de Seattle, suspende por ahora ese arreglo. “Hay una posibilidad de un daño irreparable debido a la forma en la que estas armas pueden fabricarse”, indicó.

El fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson, describió el fallo como una “completa y total victoria”.

“Pedimos un interdicto temporal a nivel nacional que pusiera un alto a esta inaudita decisión por parte del gobierno federal de permitir que estos planos de pistolas 3D estén disponibles en nuestro país y en el mundo. Él concedió este respiro”, indicó Ferguson en una conferencia de prensa tras la audiencia. “Eso es importante”.

Ocho fiscales estatales demócratas habían interpuesto una demanda el lunes para tratar de bloquear el arreglo. También pidieron el interdicto, bajo el argumento de que las armas de fuego 3D serían una amenaza para la seguridad pública.

Los demócratas en el Congreso exhortaron al presidente Donald Trump a revertir la decisión de publicar los planos. En una conferencia de prensa el martes, el senador Richard Blumenthal dijo que si Trump no bloqueaba la venta, “habrá sangre en sus manos”.

El mismo martes, el presidente dijo que estaba “examinando” la idea y dijo que poner armas de plástico 3D a disposición del público “¡no parece tener mucho sentido!”.

Trump tuiteó que ya había hablado con la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) sobre los planos descargables de la compañía de Texas. Las armas están hechas de plástico duro y son fáciles de ensamblar, de ocultar y difíciles de rastrear.

“No estamos de acuerdo con el presidente Trump muy seguido”, comentó Jeff Rupert, el vicefiscal general del estado de Washington, Jeff Rupert, a Lasnik. “Pero cuando tuiteó: ‘No parece tener mucho sentido’, eso es algo en lo que estamos de acuerdo”.