La Armada Real británica rescató a un atacante suicida y su hermano menor de la guerra civil libia tres años antes de que matara a 22 personas en un concierto de Ariana Grande en la Manchester Arena.

El diario Daily Mail informó que el buque HMS Enterprise recogió a un centenar de ciudadanos británicos en la costa libia, entre ellos Salman Abedi y los transportó a Malta, desde donde volaron de regreso al Reino Unido.

Abedi, británico de origen libio de 22 años, detonó su explosivo cuando los fans salían del concierto de Grande en la Manchester Arena el 22 de mayo de 2017. Además de los muertos, más de 800 personas sufrieron “lesiones físicas y psicológicas profundas”, según la policía.

Hashem, el hermano de Abedi, está preso en Libia, que ha rechazado los pedidos de extradición del gobierno británico para juzgarlo.