Las negociaciones entre las fuerzas del gobierno de Siria y el Estado Islámico para un posible intercambio de prisioneros en el sur del país fracasaron luego que el grupo extremista impuso nuevas condiciones, dijeron activistas el martes.

El diálogo trataba de lograr un pacto por el que la milicia radical liberara a alrededor de 30 mujeres y niños secuestrados la semana pasada durante los combates en la provincia de Sweida, en el sur del país, explicó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

A cambio, Damasco habría dejado en libertad a 150 combatientes de ISIS capturados y habría abierto una ruta segura para que otros 100 milicianos sitiados, vinculados con el grupo extremista, abandonaran la zona.

En cambio, las fuerzas del gobierno del presidente Bashar Assad reanudaron su ofensiva aérea el martes, atacando a algunos de los 100 combatientes del Estado Islámico sitiados cerca de Alturas del Golán, ocupadas por Israel, añadió el Observatorio.

El grupo de activistas Sweida 24 dijo que las negociaciones se desplomaron luego de que ISIS impuso condiciones nuevas, entre ellas la retirada de las tropas sirias de Sweida y un compromiso de los residentes de la provincia de no participar en futuros ataques al Estado Islámico.

Sweida 24 también publicó los nombres de los 30 civiles secuestrados el miércoles pasado, cuando varios ataques de ISIS en Sweida y en la capital provincial mataron a más de 200 personas. Los secuestrados son miembros de la minoría drusa.

Los drusos mantienen sus propias milicias locales en el área. El grupo Estado Islámico los considera apóstatas.