El expresidente colombiano Álvaro Uribe se defendió el lunes de las acusaciones de sobornos y manipulación de testigos afirmando que existe una grabación que demuestra su inocencia.

La Corte Suprema investiga a Uribe por presuntamente sobornar a testigos en una prolongada disputa legal con el senador colombiano Iván Cepeda.

En una conferencia de prensa de una hora afuera de su casa cerca de Medellín, Uribe acusó a Cepeda de pagarle a testigos para que dijeran que el expresidente mantiene lazos con grupos paramilitares violentos.

La Corte no halló evidencias para respaldar la acusación de Uribe, pero en vez de eso dijo que sí había base para investigarlo a él por injerencia con testigos.

El abogado de Uribe pidió que tres jueces de la Corte Suprema se recusaran del caso cuestionando su imparcialidad y afirmando que existen evidencias de irregularidades como filtración de información a periodistas.

“Las interceptaciones reveladas al abogado Diego Cadena, interceptaciones a mi persona también reveladas, demuestran que procedimos dentro de la ley, que simplemente estaba yo ejerciendo mi derecho, mi legítimo derecho, a desmontar falsos testimonios, todo dentro de la ley”, sostuvo Uribe.

Agregó que “soy un hombre de honor, por eso quiero que se conozca toda la verdad y quiero también que se sepa, y lo reitero, que nunca ha estado en mi mente ni en mi intención tomar decisiones para que la Corte Suprema de Justicia deje de conocer sobre este caso”.

El exmandatario no respondió al ser consultado sobre su eventual renuncia como miembro del Congreso.

Horas después la Corte Suprema indicó en un comunicado que la audiencia judicial al senador Uribe se realizará el 3 de septiembre y que será privada.

En tanto, el tribunal empezará el próximo 10 de agosto a recibir más de 30 testimonios y ampliación de declaraciones.

Cepeda destacó el lunes en varios menajes en Twitter que “en rueda de prensa Uribe miente con descaro: por supuesto que está maniobrando para escapar a la competencia de la Corte, contra cuyos magistrados tiene montada una campaña sucia de descrédito”.

Uribe sigue teniendo influencia en la política de Colombia y su apoyo ayudó a impulsar la campaña del presidente electo Iván Duque.