Los bomberos extranjeros que ayudaron a sus colegas suecos con los devastadores incendios en las semanas pasadas han comenzado a regresar a casa conforme se extinguen las llamas, informaron el lunes las autoridades suecas.

Bomberos de Francia, Alemania y Portugal han apoyado en los esfuerzos contra los incendios, gran parte de ellos en el centro, occidente y norte de Suecia, informó Britta Ramberg, directora operativa de la Agencia Civil Sueca de Contingencias.

Los residentes desalojados de un pequeño pueblo cerca del Círculo Ártico, pudieron regresar el lunes a casa, reportó la agencia de noticias sueca TT.

Ramberg dijo que los bomberos locales ya podían hacerse cargo de los varios incendios que todavía están vivos. Algunas de las personas extranjeras que ayudaron y su equipo permanecerán en Suecia.

El lunes, el gobierno de Suecia destinó 1.200 millones de coronas (355 millones de dólares) a los agricultores del país devastados por el clima extremadamente seco.

El “paquete de crisis” llegó después de una “escasez de forraje para los animales... nos preocupa mucho el suministro sueco de alimentos”, dijo la ministra de Finanzas Magdalena Andersson.