Más de 700 centros de votación no pudieron funcionar en las elecciones del domingo en Mali, realizadas bajo amenazas de extremistas, informaron el lunes autoridades.

En otros lugares reinaron “condiciones satisfactorias”, dijo el gobierno. Hasta ahora no se han publicado resultados electorales; se espera que se publiquen en una semana.

No quedaba claro cuántos de los 8 millones de votantes registrados participaron en las elecciones, en que el presidente Ibrahim Boubacar Keita busca un segundo período de cinco años.

Si no gana un candidato con más de la mitad de los votos, habrá un desempate el 12 de agosto.

Los 716 centros de votación que no funcionaros representan sólo el 3% de los votos totales. La rama en Mali del grupo terrorista Al-Qaida había amenazado con ataques si la gente iba a votar.

"Hubo problemas de seguridad, pero no fueron graves y no afectaron la credibilidad de las elecciones", dijo Gilles Yabi, experto que trabaja en el centro de estudios Wathi en Senegal.

Añadió que en promedio Mali tiene una mayor abstención electoral que otros países de la región.