La moneda de Irán bajó a un nivel récord el lunes previo a la imposición de renovadas sanciones estadounidenses y mientras muchos temen un prolongado sufrimiento económico o incluso el descontento social.

El rial cayó a 122.000 unidades por dólar en el mercado negro, comparado con 116.000 del día previo.

El mes pasado, manifestantes se enfrentaron con la policía afuera del Parlamento en Teherán en medio de tres días de movilizaciones detonadas por la caída de la moneda y las preocupaciones por lo que podría pasar una vez que entren en vigor las nuevas sanciones el 6 de agosto.

El banco central dijo el lunes que la devaluación se debió a “conspiraciones de nuestros enemigos”.

El gobierno del presidente Donald Trump anunció el restablecimiento de sanciones después de retirar a Estados Unidos en mayo de un acuerdo nuclear internacional firmado con Teherán a cambio de acotar su programa atómico.