Una investigación independiente presentada el lunes, más de cuatro años después de la desaparición del vuelo 370 de Malaysia Airlines, resaltó las deficiencias en la respuesta del gobierno que exacerbaron el misterio.

El reporte reiteró la afirmación de Malasia de que la aeronave fue desviada deliberadamente y voló durante más de siete horas después de cortar la comunicación. La causa de la desaparición no puede determinarse todavía y la “posibilidad de intervención de un tercero no puede excluirse”, apuntó el informe.

El avión, con 239 personas a bordo, cubría el trayecto entre Kuala Lumpur y Beijing cuando desapareció el 8 de marzo de 2014. Se cree que se estrelló en el extremo sur del Océano Índico.

Los familiares del pasaje se mostraron frustrados ante las lagunas en las pesquisas y las preguntas que siguen sin resolver.

Las dispersas partes del fuselaje aparecidas en playas de África y en islas del Índico indicaron que la aeronave podría haberse estrellado en una zona remota del océano. Pero una búsqueda impulsada por los gobiernos de Australia, Malasia y China no logró identificar el lugar exacto. Una segunda iniciativa, de la empresa estadounidense Ocean Infinity, finalizó a principios de año sin encontrar tampoco restos del avión.

Las autoridades dijeron que el reporte del lunes no es definitivo ya que el avión no ha aparecido. El gobierno de Malasia dijo que está abierto a reanudar la búsqueda si aparecen pruebas creíbles sobre su ubicación.