Las compañías de Estados Unidos que buscan exenciones a los aranceles impuestos por el presidente Donald Trump a las importaciones de acero acusan a las siderúrgicas del país de propagar información inexacta y engañosa, y temen que eso entorpezca sus solicitudes.

Robert Miller, presidente y director general de NLMK USA, dijo que las objeciones planteadas por U.S. Steel y Nucor a su solicitud de exención son “literalmente falsedades”. Dijo que su compañía, que importa grandes planchas de acero desde Rusia, ya ha pagado gravámenes por 80 millones de dólares y tendrá que cerrar si queda exonerada del arancel de 25%. U.S. Steel y Nucor son dos de los productores más grandes de acero en el país.

“Deberían estar avergonzados”, declaró Miller, que emplea más de 1.100 personas en plantas en Pensilvania e Indiana.

El enojo de Miller, también manifestado por otros ejecutivos, muestra la reacción a la manera como el Departamento de Comercio evalúa las solicitudes para evitar los impuestos a las importaciones de acero. Temen que la agencia se deje influir por la oposición de U.S. Steel, Nucor y otras siderúrgicas locales que afirman que han resultado perjudicadas injustamente por las fuertes importaciones y respaldan los aranceles del mandatario.

U.S. Steel dijo que sus objeciones se basan en información detallada sobre las dimensiones y química del acero incluido en las solicitudes. “Leemos lo que se difunde públicamente y respondemos”, dijo la portavoz Meghan Cox. Nucor no respondió de momento a las solicitudes para comentar.

Las más de 20.000 solicitudes de exención que el Departamento de Comercio ha recibido ilustran el caos y la incertidumbre derivada de la guerra comercial de Trump contra aliados y adversarios de Estados Unidos. Es una batalla que los detractores de la política comercial del mandatario, entre ellos un número de legisladores republicanos, han advertido que está mal encaminada y terminará por perjudicar a las empresas estadounidenses.

Trump y los gobernantes europeos acordaron el miércoles no intensificar su disputa comercial, pero los aranceles al acero y un impuesto separado a las importaciones de aluminio continúan vigentes en momentos en que Estados Unidos y Europa se enfilan hacia un acuerdo comercial más amplio. Los impuestos a los metales continuarán afectando a socios comerciales de Estados Unidos como Canadá, México y Japón, incluso si Estados Unidos y la UE concretan un pacto.

Miller enfureció frente a la insistencia de Nucor y U.S. Steel de que las planchas de acero están disponibles en Estados Unidos. “Eso simplemente no es verdad”, afirmó.