Un juez federal estadounidense dijo el viernes que es improbable que emita una orden de silencio para impedir que el abogado de la actriz porno Stormy Daniels discuta públicamente la demanda de ésta contra el presidente Donald Trump.

El juez de distrito S. James Otero hizo el comentario en una audiencia realizada un día después que el abogado, Michael Avenatti, dijo que representa ahora a otras mujeres que tuvieron relaciones sexuales con Trump y recibieron pagos antes de la elección presidencial del 2016 para que no hablaran.

Otero no emitió una decisión sobre la orden de silencio solicitada a nombre de Michael Cohen, el ex abogado personal de Trump. La moción afirma que Avenatti ha mantenido una “campaña de calumnias” contra Cohen.

El abogado de Cohen, Brent Blakely, argumentó que las frecuentes entrevistas de Avenatti y sus tuits casi diarios sobre Trump y Cohen pudieran influenciar a potenciales jurados futuros.

"Como un mago de feria de pueblo que trata de confundir al público con humo y espejos, Avenatti trata de justificar su conducta sacando la Primera Enmienda (constitucional) de su pequeña bolsa de trucos mientras apunta con el dedo a otros”, escribió Blakely en su moción.

Otero dijo que la constitución “no es ni un truco ni una ilusión” y le dijo a Blakely que su petición era “un asunto serio”.

El juez dijo que tenía algunas preocupaciones sobre comentarios que Avenatti ha hecho sobre Cohen, pero indicó que el estándar para emitir una orden de silencio era alto y que no le parecía que Cohen lo hubiese alcanzado.

El juez pondera además si sigue demorando la causa de Daniels porque Cohen está bajo investigación federal en Nueva York.

Avenatti reveló que tenía clientas adicionales en foro comunitario en West Hollywood, pero no dio detalles.

Sin embargo, a la pregunta de si las mujeres tuvieron relaciones sexuales con Trump, respondió: “Sí”.

Dijo que no tenía “libertad para compartir” la evidencia porque no tenía permiso de sus representadas para discutir los detalles específicos. Pero dijo que las mujeres, que lo contactaron hace meses, recibieron “pagos para guardar silencio antes de la elección del 2016”.