El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, le dijo el viernes a su homólogo ruso Vladimir Putin que su país no puede costear la compra de las plantas nucleares de Moscú, a diferencia de lo dicho por su predecesor.

Ramaphosa habló con los medios de comunicación en momentos en los que la cumbre de los BRICS llegaba a su fin. Las naciones miembros del grupo, China, Rusia, India, Brasil y Sudáfrica, aprovecharon la reunión para hablar contra la guerra comercial del gobierno del presidente Donald Trump.

El mandatario turco Recep Tayyip Erdogan y varios jefes de Estado también asistieron a la cumbre como invitados.

Ramaphosa, quien se hizo cargo de la decaída economía de Sudáfrica luego de que Jacob Zuma dimitió en febrero, dijo que él y Erdogan no discutieron ninguna deportación de los ciudadanos turcos sospechosos de haber apoyado el intento de golpe de Estado de 2016.

Turquía tiene como objetivo a los seguidores del clérigo Fethullah Gule, quien reside en Estados Unidos y que niega haber orquestado el intento de golpe.