La crucial elección del lunes en Zimbabue casi seguramente tendrá problemas y la oposición lanzará protestas pacíficas si el presidente Emmerson Mnangagwa gana una votación disputada, dijo el viernes el principal líder opositor en una entrevista con The Associated Press.

Nelson Chamisa, líder del Movimiento para el Cambio Democrático, dijo que la comisión electoral no ha respondido aún a las denuncias sobre procedimientos en la que ha sido llamada la elección más importante en el país desde la independencia en 1980.

Una votación creíble ayudaría al país a deshacerse finalmente de su estatus de paria internacional y estimularía la recuperación de su vapuleada economía, mientras que una elección contenciosa le impediría a Zimbabue avanzar tras muchos años de parálisis política y económica.

La coalición de Chamisa no va a boicotear las primeras elecciones en el país desde la renuncia del veterano líder Robert Mugabe en noviembre, dijo Chamisa. Pero advirtió que pudiera haber protestas de los zimbabuenses si consideran que la elección fue manipulada.

"No hemos dicho que va a haber una guerra civil. Soy un civil, así que nada de guerra. Pero en términos de quizás una acción civil por los ciudadanos, sí. Que la gente se exprese dentro de los confines de la paz”, dio Chamisa en la entrevista en su oficina en Harare.

El abogado y pastor de 40 años, que ha dado impulso a su partido desde que asumió las riendas en febrero tras la muerte del fundador Morgan Tsvangirai, ha criticado la presunta falta de transparencia de la comisión electoral en el manejo de las boletas de papel y las listas de votantes.

La comisión dice que las elecciones serán limpias y justas, una declaración de la que se ha hecho eco Mnangagwa, un ex vicepresidente que ascendió al poder tras la salida de Mugabe y que necesita una votación creíble para conseguir el levantamiento de las sanciones internacionales. Las votaciones durante Mugabe estuvieron afectadas por irregularidades y violencia.

"Sentimos que el proceso en sí es fallido, sentimos que el resultado es disputable, sentimos que cosas que debieron ser hechas no lo fueron”, dijo Chamisa.

Dijo que si ocurre una victoria disputada de Mnangagwa, su partido no va a llevar quejas a las cortes, como han pedido los observadores de los comicios. Dice que el sistema judicial en Zimbabue está prejuiciado en favor del gobernante ZANU-PF.