Un total de 751 migrantes han sido rescatados de 52 buques que intentan llegar a las costas españolas desde el norte de África, la ruta más trajinada del año hacia Europa, informaron las autoridades.

El Salvamento Marítimo de España informó que 709 migrantes viajaban en 48 barcos a través del Estrecho de Gibraltar, la ruta más corta, y 11 fueron hallados intentado cruzar el llamado mar de Alborán más hacia el sur. Tres barcos se aproximaban a la costa de Alicante, en el oriente de España, con un total de 31 personas a bordo.

Los buques y helicópteros todavía buscan más botes inflables, dijo el servicio.

La gente que huye de la violencia o pobreza intenta el arriesgado viaje por cuenta propia o pagando a mafias para que los crucen.

Ya que las medidas severas adoptadas en Libia han complicado la travesía a Italia, muchos intentan el viaje saliendo de Argelia y Marruecos hacia España, en donde más de 20.000 personas han llegado vía marítima en 2018.

Por otra parte, el gobernador de Baviera, en el sur de Alemania, adopta un tono más relajado hacia los refugiados al decir que buscará un “balance” entre ayudar a quienes son candidatos para asilo y deportar rápidamente a los que no.

Markus Soeder inauguró un centro de asilo y repatriación el viernes como parte de los esfuerzos del estado alemán de dirigir los trámites de asilo, que a veces tardan años.

Soeder ha sido criticado por su postura severa hacia la migración, incluido el uso de la frase “turismo de asilo” para describir a la gente que llega a Alemania si su solicitud es rechazada en otro lugar.

La apertura del centro en Manching, al norte de Munich, fue acompañada por protestas grupos antinmigrantes.