Una corte de Filipinas ha accedido a la petición de extradición del gobierno de Estados Unidos del médico filipino que las autoridades estadounidenses sospechan es simpatizante del grupo Estado Islámico y planeó ataques con bomba en conciertos, estaciones de metro y Times Square de la ciudad de Nueva York.

La jueza Rosalyn Mislos-Loja hizo lugar a la petición de Estados Unidos en un fallo del 23 de julio que obtuvo The Associated Press el viernes, y ordenó que Russell Langi Salic fuera extraditado a Estados Unidos para responder a los cargos. Salic, quien fue detenido en Manila, ha rechazado las acusaciones, se opuso a la extradición y puede apelarla.

En el documento de 33 páginas, Mislos-Loja ordenó la confiscación y entrega a las autoridades de Estados Unidos de todos los artículos, documentos y evidencia relacionada con las ofensas a las que se enfrenta Salic en dicho país, incluidos celulares, computadoras y documentos.

El año pasado, fiscales de Estados Unidos dijeron que Salic era uno de los tres simpatizantes del grupo EI que conspiró los ataques con bomba y tiroteos en 2016 en Nueva York antes de que agentes frustraran el plan.

Salic fue detenido en Manila el año pasado. El canadiense Abdulrahman El Bahnasway fue arrestado en Estados Unidos en 2016 y se ha declarado culpable, y el estadounidense de origen iraní Talha Haroon fue arrestado en Pakistán el mismo año.

Salic es sospechoso de enviar en mayo de 2016 desde Filipinas unos 423 dólares a un agente encubierto de la FBI, que se hizo pasar por un extremista islámico, para ayudar a financiar los ataques. Salic le dijo al agente que su intención era seguir enviando dinero en apoyo al grupo EI en Siria pero que “sería un gran placer si podemos masacrar” a gente en Nueva York.