Un inmigrante jordano condenado por un doble asesinato calificado por la fiscalía de “muertes por el honor” podría ser condenado a muerte.

Ali Mahwood-Awad Irsan, enfurecido porque su hija abandonó el hogar y se convirtió al cristianismo, planificó el asesinato de su yerno y de una amiga de su hija que la había alentado a casarse, sostuvo la fiscalía.

Después de un juicio de cinco semanas, el jurado deliberó apenas 35 minutos hasta emitir el jueves el veredicto de culpable de las muertes de Coty Beavers y Gelareh Bagherzadeh. La etapa de sentencia comenzará en las próximas horas y las opciones son la muerte o prisión perpetua.

Irsan, quien negó toda participación en las muertes, dijo que su hija causó dolor a la familia al casarse con Beavers, que era cristiano. Bagherzadeh era una activista iraní por los derechos de las mujeres y amiga íntima de su hija.