Los aficionados a la astronomía de gran parte del mundo contaban las horas el viernes para asistir a un eclipse lunar completo que será el más largo de este siglo.

La llamada “luna roja” del viernes, por el color que adquirirá, será visible en diferentes momentos en Australia, África, Asia, Europa y Sudamérica cuando el sol, la Tierra y la luna se alineen perfectamente proyectando la sombra del planeta sobre su satélite.

El eclipse total durará una hora y 43 minutos, y el proceso en su conjunto se demorará casi cuatro horas.

Además, Marte y el sol estarán el viernes en lados exactamente opuestos a la Tierra y brillarán más. Durante toda esta semana, el planeta rojo está en su punto más proximo a la Tierra desde 2003, por lo que se ve más grande y brillante.