Dos palestinos murieron y decenas resultaron heridos por disparos israelíes en Gaza en una protesta el viernes en la frontera, dijeron funcionarios de salud de la franja.

Las fuerzas armadas israelíes dicen que dispararon contra palestinos que dañaron la cerca fronteriza.

El ministerio de Salud de Gaza dijo que un joven de 14 años murió de un disparo a la cabeza. Previamente había dicho que un hombre de 43 años, Ghazi Abu Mustafa, había muerto.

Hassan Najjar le dijo a The Associated Press el viernes que vio ese incidente.

Dijo que soldados le dispararon a un grupo de palestinos que se abalanzaron contra la frontera y que una bala alcanzó al hombre, que estaba sentado a unos 250 metros del lugar. Dijo que el hombre había sufrido heridas en las piernas en una protesta previa.

Más de 80 palestinos fueron heridos por disparos israelíes, dijo el ministerio de salud.

El grupo extremista islámico Hamas, que gobierna Gaza, ha encabezado protestas fronterizas dirigidas en parte a llamar la atención al bloqueo egipcio-israelí impuesto luego que Hamas tomó el control de la Franja por al fue4rza en el 2007.

Más de 140 palestinos, mayormente desarmados, han muerto desde el inicio de las protestas.

Israel dice que usa la fuerza para defender su frontera y acusa a Hamas, un grupo que ha jurado destruirle, de usar las protestas como cobertura para intentos de violar la frontera y atacar a civiles y soldados. La semana pasada, un francotirador palestino mató a un soldado israelí. Otro soldado fue herido por disparos palestinos el miércoles.

En tanto, en Cisjordania, el ejército de Israel allanó la aldea del atacante palestino que irrumpió en un asentamiento y apuñaló a tres israelíes. Una de las tres víctimas falleció más tarde a consecuencia de las heridas.

Las autoridades israelíes detuvieron a cuatro palestinos para ser interrogados y establecieron controles de seguridad en los accesos a Kauber, la localidad del agresor, ubicada al norte de Jerusalén. El sospechoso falleció el jueves por los disparos de las fuerzas israelíes en el lugar del ataque.

De acuerdo con el ejército, se midió la vivienda del agresor antes de su demolición, una práctica habitual que busca tener efectos disuasorios, aunque sus críticos consideran que es un castigo colectivo.

El atacante palestino se infiltró en el asentamiento de Adam y apuñaló a tres personas en una vivienda, explicaron las autoridades.