Es oficial: la Comisión Electoral de Pakistán declaró el viernes al partido del exastro del criquet Imran Khan como ganador de las históricas elecciones del país, las terceras consecutivas para un gobierno civil. Pero Khan no logró una mayoría suficiente y tendrá que forjar una coalición, añadió.

Tras dos días de lento conteo de boletas, el partido de Khan, Terik-e-Insaf, PTI, logró 114 de los 269 escaños de la Asamblea Nacional y su rival más proximo, la Liga Musulmana de Pakistán de Shahbaz Sharif, sacó 63 diputados. Sharif, que lidera la formación del encarcelado ex primer ministro Nawaz Sharif, ya había rechazado los resultados denunciando fraude y manipulación generalizados.

Los votantes de Pakistán, que tiene un sistema parlamentario similar al británico, eligieron el miércoles a los legisladores que ocuparán tanto la Asamblea Nacional como los cuatro parlamentos provinciales.

El PTI ya inició contactos para formar una coalición, explicó el vocero de la formación, Fawad Chaudhry, añadiendo que busca tanto a independientes como a aliados y que el proceso podría demorarse varios días. Pese a esto, Khan, de 65 años, ofreció el jueves su primer discurso a la nación declarando a su partido como el ganador de los comicios en base a las proyecciones.

"Hoy ante ustedes, ante el pueblo de Pakistán, prometo gobernar Pakistán de una forma que no se ha hecho antes”, manifestó Khan comprometiéndose a acabar con la corrupción, fortalecer unas instituciones que calificó de disfuncionales y recuperar el orgullo nacional desarrollando relaciones internacionales basadas en el respeto y la igualdad.

Pero queda un largo camino por delante hasta que los gobiernos nacional y provinciales del país tomen posesión y Khan pueda establecer su agenda.

Tanto sus rivales como grupos de derechos alegan que el fraude generalizado y una masiva manipulación dieron la victoria al partido de Khan y sostienen que en el proceso participó el poderoso ejército nacional y su agencia de inteligencia, conocida por el acrónimo ISI. Khan rechazó las acusaciones apuntando que la votación fue la más transparente en los 71 años de historia de la nación, que han estado dominados por las interferencias directas o indirectas de los militares.

La formación de centro izquierda Partido Popular de Pakistán fue el tercero con más votos en la cámara nacional, con 39 legisladores.

Los resultados de otros 20 escaños seguían contabilizándose el viernes, pero no alterarán el resultado ya que, pese a que podrían darle a Khan más representantes, no le facilitarían una mayoría, apuntó la comisión.

La Asamblea tiene 342 puestos, pero solo 272 están elegidos directamente por el pueblo. Tres de los escaños no se disputaron porque un candidato falleció, otro fue descalificado y el tercero fue declarado. El resto de los escaños están reservados a mujeres y minorías.

Una mezcla de partidos más pequeños y candidatos independientes, a los que tendrá que recurrir el PTI para formar gobierno, se repartieron el resto de los escaños.