Las intensas lluvias y los fuertes vientos destruyeron un árbol de más de 200 años en Kinnelon, Nueva Jersey.

El nogal de 18 metros (60 pies) de alto que aparece en el logotipo de la ciudad y en el parche que utilizan los agentes de la policía local cayó luego de 245 años.

Los empleados de Kinnelon comenzaron el jueves a retirar los restos del histórico árbol.

La localidad intenta preservar la mayor cantidad de madera posible para construir bancas y otros elementos decorativos para un nuevo centro comunitario, dijo el alcalde Robert Collins al diario The Record.

Con las semillas del árbol, los residentes plantaron hace tres años un nuevo árbol que actualmente tiene 4 metros (15 pies) de altura.