Un juez ordenó el jueves que el gobierno de Estados Unidos prohíba las importaciones de mariscos capturados por pesqueras mexicanas que utilicen redes a las que se les atribuye la muerte de vaquitas marinas, la marsopa más pequeña y amenazada del mundo.

El juez Gary Katzmann, de la Corte de Comercio Internacional de Estados Unidos, aprobó una moción después de que la semana pasada tres grupos ambientalistas interpusieran una demanda para prohibir los mariscos capturados con redes agalleras en el hábitat de la vaquita marina en el Golfo de California.

Algunos científicos calculan que quedan alrededor de 15 ejemplares. La corte destacó que los expertos creen que, de no tomar medidas, la especie podría extinguirse para 2021.

El número de ejemplares se ha reducido drásticamente por la pesca ilegal y el uso de redes agalleras, que se utilizan para capturar distintos peces y camarones.

Ese tipo de redes cuelga en el agua para capturar mariscos. El gobierno mexicano prohibió su uso en algunas zonas y para algunas especies, pero las permite para capturar algunas otras.

En el hábitat de la vaquita también se registra la pesca ilegal de totoaba, cuya vejiga natatoria es considerada en China como un manjar afrodisiaco.

El Departamento de Justicia, que se opuso a la prohibición, no ha respondido a un correo electrónico en busca de comentarios.

Los grupos que interpusieron la demanda son Natural Resources Defense Council, the Center for Biological Diversity y Animal Welfare Institute.

Giulia Good Stefani, abogada de Natural Resources Defense Council y quien llevó el caso, dijo que la prohibición es una esperanza para la especie.

“Nuestras organizaciones han pasado más de una década tratando de salvar a la vaquita —y nunca habíamos sentido que la extinción estuviera tan cerca— pero ahora, la marsopa más pequeña y amenazada del mundo tiene la que podría ser su última oportunidad”, destacó.