Una iglesia en Indianápolis que mostró estatuas de María, José y el Niño Jesús en una jaula como protesta contra la política de inmigración del presidente Donald Trump reemplazó a la Sagrada Familia con un espejo, para que los visitantes puedan imaginarse a sí mismos encerrados.

El espejo, con la inscripción #EveryFamilyIsHoly (#TodaFamiliaEsSagrada) en inglés está detrás de una cerca y bajo alambre de púas en las afueras de la iglesia episcopal Christ Church Cathedral en el centro de Indianápolis. La iglesia está alentando a las personas a tomarse selfies junto a la escena y compartirlos en medios sociales.

El rector de la iglesia, reverendo Stephen Carlsen, le dijo al The Indianapolis Star que cambió la instalación para que los visitantes puedan imaginarse sufriendo las penurias de aquellas familias detenidas y separadas.

La instalación de la Sagrada Familia enjaulada fue colocada a inicios de julio.