Los pedidos para productos de fábrica de larga duración en Estados Unidos aumentaron en junio, luego de dos meses de descenso, una señal de que la manufactura todavía crece a pesar de recientes disputas comerciales globales.

Los pedidos de bienes duraderos _ artículos que duran por lo menos tres años, desde autos hasta electrodomésticos _ subieron 1% en junio, informó el jueves el Departamento de Comercio. Sin incluir la volátil categoría de transportación, los pedidos aumentaron 0,4%, el quinto mes de aumento consecutivo.

Las demandas de metal, como el acero y aluminio, cayeron 0,4%, el segundo descenso consecutivo. Los precios de ambos metales han aumentado bastante desde que el gobierno de Donald Trump impusiera aranceles hace algunos meses.

Sin embargo, la demanda de la mayoría de los otros bienes permaneció estable, una evidencia de que la lucha comercial de Estados Unidos con China, la Unión Europea, Canadá y México, todavía no frena el crecimiento en la producción.

Los pedidos de automóviles aumentaron 4,4%, el mayor brinco en tres años. Ese aumento probablemente refleje los esfuerzos de las compañías automotrices de aumentar sus inventarios antes de que Estados Unidos implemente elevados aranceles a los autos y autopartes importadas.

El gobierno de Trump todavía podría imponer aranceles a las importaciones de autos de Canadá, México y otras naciones. El Departamento de Comercio investiga si las camionetas y autos importados son una amenaza para la seguridad nacional.