El Banco Central Europeo reitera que las tasas de interés permanecerán bajas hasta entrado próximo, incluso cuando se pronostica que la Reserva Federal de Estados Unidos continúe aumentado sus intereses en los meses siguientes.

El banco central de los 19 países que utilizan el euro mantuvo inalterados sus intereses clave y condiciones de estímulos monetarios en una reunión el jueves en su sede en Fráncfort, Alemania.

Los inversionistas esperan que en la conferencia de prensa de Mario Draghi, presidente del BCE, se dará más claridad sobre cuándo podrían comenzar a subir las tasas de interés.

El banco dijo que para finales del año comenzará a eliminar gradualmente su programa de estímulo de compra de bonos y mantendrá congeladas las tasas de interés “a lo largo del verano” de 2019.

El BCE retirará su estímulo conforme crece la economía, pero lo hace de forma tan lenta que su camino se bifurca bruscamente del de la Fed, que ya comenzó a subir los intereses. La Fed ha retirado el estímulo de forma más veloz porque la economía de Estados Unidos se recuperó más rápido de la Gran Recesión y ahora tiene una menor tasa de desempleo.

Los principales bancos centrales de los países ricos, incluido el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón, lentamente retiran las medidas de apoyo que implementaron durante y después de la crisis financiera mundial y la Gran Recesión.