Unos 800 migrantes asaltaron las cercas fronterizas que separan el enclave español de Ceuta, en el norte de África, de Marruecos para llegar a Europa, informó la policía el jueves.

La Guardia Civil dijo que 602 migrantes llegaron a tierra española en un asalto masivo a las altas alambradas de púas poco después del amanecer.

Los migrantes abrían huecos en la alambrada y arrojaban materia fecal y cal viva a los agentes que trataban de contenerlos, dijo la Guardia Civil en un comunicado.

Arrojaron piedras a los vehículos policiales y bombas incendiarias de fabricación casera a los agentes.

Según el comunicado, 16 migrantes y cinco agentes, de un total de 15 heridos, fueron hospitalizados.

La Cruz Roja española dijo en un tuit que 132 migrantes resultaron lesionados en el asalto.

Los africanos subsaharianos que residen sin autorización en Marruecos tratan de llegar a tierra europea atravesando las cercas de seis metros de altura en torno a los enclaves de Ceuta y Melilla. Aquellos que lo consiguen, van a centros de recepción de migrantes, desde donde son repatriados o liberados.

Las autoridades españolas han acogido una ola reciente de migrantes que han cruzado el Mediterráneo en embarcaciones precarias.

Según la Organización Internacional de Migración, 22.700 migrantes han llegado a España en lo que va del año, tres veces más que en el mismo período de 2017.

De éstos, casi 20.000 llegaron por mar, ya que el buen tiempo permitió realizar el cruce más corto a través del estrecho de Gibraltar y la represión desatada por las autoridades libias obligó a los migrantes a cambiar de rutas.