Un acuerdo impulsado por trabajadores del campo que Ben & Jerry’s firmó el año pasado para mejorar los salarios y las condiciones laborales de los empleados de las granjas lecheras que abastecen a la compañía de helados ha sido exitoso, ya que en él participan 72 granjas del noreste de Estados Unidos y se da cobertura a 250 trabajadores, indicaron el miércoles la compañía y un grupo activista.

Ben & Jerry’s firmó el acuerdo “Leche con dignidad” en octubre pasado, el cual se cree es el primero en su tipo en la industria lechera estadounidense. Se basa en el Programa de Alimentos Justos iniciado para proteger a los trabajadores del tomate en Florida.

Ben & Jerry’s le paga una prima a los granjeros que acceden apegarse a ciertos estándares laborales y de vivienda, incluido pagar el salario mínimo que rige en Vermont y proporcionarle a los trabajadores un día libre a la semana, cinco días de ausencia por enfermedad pagados y cinco días de vacaciones pagados al año. Un tercero supervisa las granjas, recibe y atiende las quejas de los empleados, y trabaja con las granjas para implementar mejoras.

Ben & Jerry’s recibe leche de la Cooperativa St. Albans en Vermont, donde 72 granjas están inscritas en el programa Leche con Dignidad y la producen para los helados de la compañía. Esa leche se mezcla con leche proveniente de otros integrantes de la cooperativa, señaló la empresa.

Muchas de las granjas contratan mano de obra de inmigrantes.

“Leche con Dignidad ha sido el sueño de los trabajadores de granjas en Vermont durante muchos años”, dijo Enrique Balcázar, un extrabajador agrícola proveniente el estado mexicano de Tabasco. Ha laborado en cuatro granjas lecheras distintas en Vermont.

“Es un camino hacia adelante para que nuestras voces, derechos y dignidad sean reconocidos”, agregó Balcázar, que también se desempeña como uno de los líderes del grupo Justicia al Migrante.

Una portavoz de Ben & Jerry’s dijo que el respeto a los derechos humanos es uno de sus valores centrales.

“Y por lo tanto era importante que nosotros nos uniéramos a este programa, ya que nuestra visión para el futuro de los lácteos en Vermont es que todos nuestros productos lácteos provengan de granjas que respalden una forma próspera de ganarse la vida para las granjas y los que trabajan en ellas”, dijo Cheryl Pinto, la gerente de abastecimiento basado en valores.

Una línea telefónica de respaldo a los trabajadores que comenzó a operar en febrero ha recibido 48 peticiones hasta la fecha. De ellas, 30 eran quejas relacionadas con códigos legales. Fueron investigadas y se emitieron resoluciones en 24 casos, informó la empresa.

Ni Ben & Jerry’s ni Justicia para los Migrantes proporcionaron los nombres de las granjas inscritas. La Cremería Cooperativa St. Albans no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.