Una exabogada del estudio de cine detrás de "The Hunger Games" (“Los juegos del hambre”) dice que un jefe poderoso al que una vez vio como una figura paterna le exigió que fuera su esclava y la sometió a contacto sexual no consensual.

La antigua vicepresidenta ejecutiva de asuntos legales de Lionsgate dice que guardó silencio sobre el abogado principal Wayne Levin por años por temor a perder su empleo y no poder trabajar más en la industria del espectáculo.

Wendy Jaffe se quejó del presunto comportamiento de Levin cuando dejó Lionsgate en el 2016. En días recientes hizo pública su historia.

Jaffe dijo que tras su salida altos ejecutivos hicieron declaraciones falsas y desdeñosas en su contra para evitar que encontrara otro trabajo.

El abogado de Jaffe no respondió de inmediato un mensaje telefónico en busca de comentarios. Lionsgate dice que se toma las denuncias de acoso sexual con seriedad.

Lionsgate acordó pagarle a Jaffe una compensación por 2,5 millones de dólares.