La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos les dijo a congresistas hispanos que el gobierno está “encaminado” para cumplir el jueves con el plazo establecido por una corte para reunir a centenares de niños inmigrantes con sus familias, dijeron participantes en la reunión privada el miércoles.

La afirmación de la secretaria Kirstjen Nielsen fue recibida con incredulidad y molestia, de acuerdo con muchos de los aproximadamente 20 miembros del Caucus Hispano del Congreso que asistieron.

"Ella dijo que piensa que se va a lograr según lo planeado”, dijo el representante Jim Costa, uno de los varios legisladores que afirmaron que ella usó esa frase para describir el estatus del proceso para reunir a las familias migrantes separadas. Dijeron que Nielsen no proporcionó datos que respalden su afirmación.

"Es imposible. Y así se lo dijimos todos”, aseveró el representante Ruben Gallego.

El representante Luis Gutierrez comentó en una breve entrevista que le dijo a Nielsen que “ella está cometiendo crímenes contra la humanidad, que es una abusadora de niños” y que es “una cómplice del régimen racista de Donald Trump”.

La reunión de una hora surge un día antes del plazo que el juez federal Dana Sabraw, de San Diego, fijó para reunir a los niños de 5 años y mayores que han sido retenidos por el gobierno luego que sus familias fueron detenidas tras cruzar de manera ilegal al país.

Hasta 2.551 niños de 5 años o más fueron separados de sus familias y 1.187 han sido reunificados con sus padres, guardianes o padrinos, señaló el gobierno. Pero la cifra exacta de los que siguen separados no está clara.

Las separaciones han causado una indignación nacional y bipartidista contra la política de “cero tolerancia” del presidente Trump, en la que el gobierno procesa judicialmente a todos los inmigrantes que entran de forma ilegal a Estados Unidos.

Nielsen ignoró las preguntas de los reporteros al salir de la reunión, y lo único que dijo fue: “Muy productivo. Muy franco”.