El verano ha sido tan seco y caluroso en Suiza que las autoridades han prohibido el uso de fuegos artificiales para eliminar el riesgo de incendios forestales.

Chur, capital del cantón (provincia) de Grisons en el sur del país, anunció el miércoles que el tradicional despliegue de fuegos artificiales, programado para el día nacional suizo el 1 de agosto, sería cancelado.

Otros cantones le han pedido a la población no prender los cohetillos cerca de zonas boscosas.

Al igual que gran parte de Europa, el país alpino ha sufrido un clima inusualmente seco y caluroso en meses recientes.

La agencia local de meteorología dijo que la lluvia en Suiza entre abril y julio fue la menor desde 1921. Si se proyecta el promedio a largo plazo, a Suiza le ha faltado el equivalente de dos meses de lluvia.

La agencia advirtió que lo más probable es que esa tendencia continúe debido al cambio climático.