Una serie de atentados suicidas y ataques, incluyendo uno con una moto bomba que estalló en un mercado de verduras, mataron a 38 personas en el sur de Siria el miércoles, dijeron medios estatales. El grupo extremista Estado Islámico se atribuyó el ataque.

Los ataques, los peores en los últimos meses, fueron un recordatorio de la horrible violencia perpetrada por la milicia radical, que durante años sembró el caos en un país que sacudido por la guerra civil.

La televisora estatal Al-Ikhbariya mostró imágenes de varios puntos de la provincia de Sweida y de su capital, del mismo nombre, donde se inmolaron los atacantes. El desglose de los fallecidos no se hizo público de inmediato.

Los inusuales ataques en Sweida y en su capital, una ciudad de mayoría drusa, coinciden con una ofensiva del gobierno del presidente Bashar Assad en el sur de Siria, donde sus tropas luchan contra un grupo afiliado al Estado Islámico cerca de la frontera con los Altos del Golán, ocupados por Israel, entre otras zonas.

El Estado Islámico está prácticamente derrotado en Siria e Irak, pero sigue controlando pequeños reductos de territorio en el este y en el sur de Siria.

Desde el inicio de su ofensiva en junio, las fuerzas de Damasco ya habían recuperado antes el control de territorios tomados por los rebeldes en la frontera con los Altos del Golán, y ahora combaten contra los insurgentes en el extremo sur del país.

La cifra de víctimas mortales, que en un primer momento se dijo que era de 27 personas, se incrementó rápidamente.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos también reportó una serie de atentados suicidas y otros ataques en Sweida.

Según el grupo, con sede en Gran Bretaña y que monitorea el conflicto sirio, los ataques registrado tanto en las zonas rurales como en la capital de la región se cobraron 56 víctimas, incluyendo 28 combatientes progubernamentales, cuatro agresores y 12 insurgentes. Las discrepancias en el conteo de las víctimas son habituales en las primeras horas después de un gran atentado.

Al-Ikhbariya reportó que uno de los agresores se inmoló en un mercado de verduras de la ciudad justo después de las 05:00 de la mañana, la hora punta al inicio de la jornada de los comerciantes.

El insurgente condujo a través del mercado en una motocicleta antes de detonar su carga, agregó la televisora. Otra persona atacó una concurrida plaza de la ciudad y dos suicidas más se inmolaron mientras eran perseguidos por las fuerzas de seguridad, apuntó la cadena.

___

La periodista de The Associated Press Sarah El Deeb en Beirut contribuyó a este despacho.