La heredera de la empresa de licores Seagram's y otras tres personas fueron arrestadas el martes en conexión con su trabajo con una organización de autoayuda del norte de Nueva York que está acusada de marcar con hierro candente a algunas de sus seguidoras y obligarlas a tener relaciones sexuales.

Clare Bronfman, de 39 años e hija del fallecido multimillonario, filántropo y ex presidente de Seagram Edgar Bronfman Sr., se entregó al FBI y se declaró inocente de cargos de extorsión.

Fue liberada de prisión luego de comparecer en la corte el martes por la tarde, donde prometió pagar una fianza de 100 millones de dólares para garantizar su regreso al tribunal.

El juez de distrito Nicholas Garaufis fijó la fianza tras escuchar que los fiscales consideraban que podría darse a la fuga y encontraron que tiene un patrimonio neto de aproximadamente 200 millones de dólares, incluida una inversión en un complejo turístico de Fiji.

Bronfman, quien apareció en la corte vistiendo sandalias y una camiseta, no hizo ningún comentario cuando salió del tribunal federal de Brooklyn. Después de su liberación, debe permanecer bajo arresto domiciliario.

Bronfman, excompetidora de torneos internacionales de salto ecuestre, fue acusada de realizar una serie de arreglos para ayudar al fundador y líder de NXIVM, Keith Raniere, a ejercer control sobre los miembros del grupo, incluyendo robo de información personal, interceptar comunicación electrónica y lavado de dinero.

Raniere fue arrestado en México este año y extraditado a Estados Unidos para ser enjuiciado. Él, junto con una seguidora, la actriz de televisión Allison Mack, está acusado de coaccionar a seguidores para convertirlos en "esclavos" de seguidores de mayor rango.

La abogada de Bronfman, Susan Necheles, calificó los cargos como “el resultado de las extralimitaciones del gobierno y se le acusa de delitos graves solo porque el gobierno está en desacuerdo con algunas creencias que NXIVM predicaba y que Clare creía”.

“Confiamos en que Clare será exonerada”, dijo.

El martes también se arrestó a Nancy Salzman, quien fue presidenta de la organización durante mucho tiempo, a su hija Lauren Salzman, y a la excontadora de la organización, Kathy Russell. Las tres fueron liberadas bajo fianza sin una declaración de inocencia o culpabilidad.

Pese a las críticas de exseguidores que durante años calificaron a NXIVM como un culto y como un fraude piramidal, la organización llegó a tener miles de adeptos, incluyendo algunos con lazos a Hollywood. Entre ellos se contaba Nicki Clyne, una actriz que participó en "Battlestar Galactica"; Emiliano Salinas, hijo del expresidente de México Carlos Salinas de Gortari; e India Oxenberg, hija de la actriz de “Dinastía”, Catherine Oxenberg.

___

La periodista de The Associated Press Mary Esch en Albany, Nueva York, contribuyó a este despacho.