Dos hombres señalados por un delator en la causa que investiga el asesinato de la concejala brasileña Marielle Franco fueron detenidos el martes tras sospechas de haber ejecutado otro crimen: el homicidio de un par de integrantes de un grupo paramilitar que actúa en la zona oeste de Río de Janeiro.

Aunque la prensa local había vinculado a los dos detenidos --el exbombero Luis Claudio Barbosa y el antiguo miembro de la Policía Militar, Alan Nogueira-- con la muerte de Franco desde mayo, esta es la primera vez que las autoridades de Brasil confirman la posible responsabilidad de éstos en ese crimen. Según el delegado de la División de Homicidios de la Policía Civil de la ciudad, Willians Batista, Nogueira y Barbosa efectivamente son investigados en otra causa por su posible participación en el asesinato de Franco en marzo pasado.

Franco, la quinta concejala más votada de la cámara municipal de Río de Janeiro y reconocida por su activismo en favor de los derechos humanos, fue asesinada a balazos en el centro citadino.

Según Batista, el delator que aportó información clave en la investigación del doble homicidio que desembocó en las detenciones del martes es el mismo testigo que vinculó a Nogueira y Barbosa por su participación en el asesinato de Franco y de su chofer, Anderson Gomes.

Franco había cobrado notoriedad por sus denuncias contra las milicias y la violencia policial en las favelas de Río. Su crimen conmocionó a Brasil y generó una ola de indignación y rechazo a la intervención militar en la seguridad local, vigente desde febrero.

El abogado de la familia de ella dijo a la AP que por ahora nada indica que las detenciones tengan que ver con el asesinato de la concejala. A más de 120 días del asesinato, todavía no hay ningún detenido por esta causa.