La presentación del balance de Fiat Chrysler para el segundo trimestre debía ser un homenaje al director general Sergio Marchionne, quien sacó a la empresa de un profundo endeudamiento. En cambio, el tema principal será el retiro inesperado de Marchionne por problemas graves de salud y el debut de su sucesor, Mike Manley.

Con el mérito de haber vuelto a la rentabilidad la subsidiaria Jeep, Manley enfrenta su primera prueba importante como director general del grupo, al presentar el miércoles las ganancias del fabricante ítalo-estadounidense y responder preguntas de los analistas que probablemente se referirán a cómo administrar el crecimiento y la rentabilidad logrados con mucho esfuerzo.

Max Warburton, un analista de la firma Bernstein, dijo que la presentación del gerente británico de 54 años será “un bautismo difícil”. El sector financiero daba por sentado que Marchionne seguiría manejando el negocio, tal vez como presidente del directorio, al “enviar instrucciones por teléfono”.

La incertidumbre generada por el abrupto retiro de Marchionne se evidenció en la volatilidad del precio de las acciones, que el lunes abrieron en fuerte baja para empezar a recuperarse después. El martes se habían recuperado totalmente, y Manley recibió un voto de confianza de la agencia de calificación Standard & Poors, que dijo que el cambio de CEO no afectará su grado crediticio de BB+ y su perspectiva positiva.

En cuanto a las acciones, Warburton dijo que “2019 debería ser un año sólido... Pero quedan preocupaciones a largo plazo”. Observó que Marchionne controlaba estrechamente todos los aspectos de la empresa, y no estaba claro cómo se vería afectado ese aspecto por el cambio en la conducción.

Los ingresos netos de Fiat Chrysler para el segundo trimestre están estimados en 1.28 millones de euros, un 11% de aumento en comparación con el mismo período del año pasado, de acuerdo con una encuesta de analistas realizada por la empresa de información financiera FactSet.

Será Manley quien confirmará la reducción de la deuda a cero, anunciada el mes pasado por Marchionne. Este permanece hospitalizado en Zúrich, Suiza, después de un brusco deterioro de su salud debido a complicaciones no aclaradas de una operación del hombro derecho. No se han divulgado detalles, pero el presidente de Fiat Chrysler, John Elkann, dijo que su estado le impide regresar.