El Congo confirmó el martes que derrotó al más reciente brote de ébola, que había enfermado a 54 personas.

Tras un período de 42 días en que no se registró ningún caso, el Ministerio de Salud anunció que el brote había sido sofocado.

Hubo 54 casos de ébola, 33 de ellos fatales, en el brote declarado a principios de mayo en la provincia noroccidental de Equateur.

Las autoridades de salud dijeron que la rápida respuesta internacional y la vacunación de más de 3.300 personas fueron los factores fundamentales para contener el brote, el noveno en el Congo desde que la fiebre hemorrágica fue identificada en 1976.

“Aunque la escala de la crisis que enfrentábamos era inédita, la velocidad y eficacia de la respuesta del gobierno y sus socios también fueron excepcionales”, dijo el ministro de Salud, doctor Oly Ilunga Kalenga.

El brote se agravó al extenderse a la ciudad de Mbandaka, con más de un millón de habitantes.

Los otros casos iniciales se produjeron en zonas rurales de difícil acceso y carentes de infraestructura básica y electricidad, lo que dificultaba la tarea de la vacunación.

“Desde el principio, nos habíamos preparado para el peor de los casos”, dijo el ministro, “Y nuestros temores se vieron confirmados rápidamente con la aparición el miércoles 16 de mayo de los primeros casos de ébola en la ciudad de Mbandaka”.

Las organizaciones internacionales permanecerán en el Congo para el seguimiento y monitoreo de la situación.