Los países europeos no cederán a las amenazas de Estados Unidos en la creciente disputa transatlántica por los aranceles, dijo el martes el ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Maas, quien espera que se alcance una solución.

El gobierno de Donald Trump ya gravó las importaciones de acero y aluminio procedentes de las 28 naciones de la Unión Europea y amenaza con hacer lo mismo con autos, camiones y piezas de automóviles _ una industria clave para Alemania. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, visitará Washington el miércoles.

Maas, dijo a la televisora ARD el martes que espera que sea posible encontrar una solución de consenso.

"No nos dejaremos amenazar ni cederemos porque, si lo hacemos una vez, me temo que tendremos que lidiar con este comportamiento muy a menudo en el futuro, y no aceptaremos eso”, advirtió.