Puerto Rico legalizó nuevamente la posesión, cría y venta de pitbulls, luego de dos décadas de prohibición.

El gobernador Ricardo Rosselló dijo el lunes que la prohibición era discriminatoria y que no servía al propósito para el cual se concibió. Los habitantes de la isla siguieron teniendo y vendiendo perros de esta raza pese a la veda, y se reportaron varios ataques de canes en los últimos años.

La esposa del gobernador, Beatriz Rosselló, dijo que los dueños no cuidaban apropiadamente a sus pit bulls por temor a que fueran confiscados.