El gobernador de Puerto Rico Ricardo Rosselló solicitó el lunes ayuda federal para el instituto forense de la isla, que pasa apuros por la falta de personal y sufre retrasos en el manejo de los cadáveres.

Rosselló dijo que solicitó dos años de respaldo técnico al secretario de Salud y Servicios Humanos y recalcó que es inaceptable que las personas deban esperar meses para recibir los reportes de necropsias.

Los legisladores locales han iniciado una investigación sobre el Instituto de Ciencias Forenses de la isla después de que se presentaran quejas que incluyen malos olores. Las autoridades forenses se negaron recientemente a abrir cinco contenedores en los que había 76 cadáveres durante una inspección sorpresa de los legisladores.

Hay otros 259 cuerpos dentro de la morgue. En total, no se han reclamado 56 cuerpos que ya fueron identificados por sus familiares.