El jefe del departamento de policía de Boston, que jugó un importante papel en la respuesta de la ciudad a los ataques durante el maratón de 2013, dejó el cargo luego de casi cuatro décadas de servicio y su mano derecha se convertirá en el primer comisionado negro de la ciudad, informaron el lunes las autoridades.

El comisionado William Evans, de 59 años, dijo a la prensa que se retirará para convertirse en el jefe de policía de Boston College. El superintendente en jefe William Gross tomará su lugar, informó el alcalde Marty Walsh.

“Es la persona correcta y en el momento preciso para este puesto”, dijo Walsh.

Evans, originario del sur de Boston, perdió a sus dos padres durante su infancia y fue criado por sus hermanos mayores, uno de los cuales se desempeñó como comisionado de policía antes que él. Comenzó como cadete en 1980 y ascendió hasta llegar eventualmente al cargo de superintendente, donde supervisó eventos especiales y la división de patrullas del departamento.

Fue fundamental en las investigaciones de la explosión en el Maratón de Boston en la que murieron tres espectadores y más de 260 personas resultaron heridas. Corredor aficionado, Evans finalizó la competencia antes del estallido de los dispositivos, y volvió para ayudar a sus colegas en la búsqueda de los hermanos Tsarnaev.

Fue nombrado comisionado interino en noviembre de 2013, tras la renuncia de Edward Davis, y designado al cargo de manera permanente en 2014.

___

Alanna Durkin Richer está en Twitter como: http://twitter.com/aedurkinricher

Su trabajo se encuentra en: http://bit.ly/2hIhzDb