¿Recibes el almuerzo caliente a la puerta de tu casa? Tu aseguradora podría comenzar a pagarlo.

¿El equipo que limpió tu apartamento mientras te recuperabas de un derrame? El personal del hospital ayudó a organizarlo.

La atención médica está variando de una manera fundamental para millones de estadounidenses. Algunas aseguradoras están pagando los viajes a los gimnasios y entrando en contacto con sus clientes para combatir la soledad. Las redes hospitalarias están contratando a más empleados para que visiten a sus pacientes en casa y conozcan más no solo de sus padecimientos, sino de la manera en la que viven.

El sistema de atención médica se está enfocando más en mantener a sus pacientes saludables en lugar de esperar a que enfermen y terminen en el hospital. No es un concepto nuevo, pero va en aumento. Las aseguradoras están expandiendo lo que cubren para confrontar el incremento en los costos, dándose cuenta que la salud de una persona depende, en gran mayoría, de lo que sucede fuera del consultorio del doctor.

“Para muchas personas, cuidar su presión sanguínea o su diabetes no es una de sus prioridades cuando no saben cómo obtendrán su próxima comida”, dijo la doctora Lori Tishler, vicepresidenta de asuntos médicos de la aseguradora sin fines de lucro Commonwealth Care Alliance.

Parte del cambio está motivado en la manera en que los planes de salud les pagan a los doctores y a otros proveedores del sector.

Durante décadas, hacían reembolsos principalmente por cada procedimiento o servicio proporcionado, lo que limitaba la ayuda que un doctor podía proveer. Pero las aseguradoras se centran ahora con más frecuencia en los reembolsos enfocados en la salud del paciente. A menudo eso involucra el pago a proveedores para que coordinen toda la ayuda que un paciente necesita para mejorar su salud — y reducir los gastos de atención médica.

“La das mucho más atención a la población más enferma”, dijo el doctor Sam Ho, director médico en jefe de UnitedHealthcare, la aseguradora más grande del país.

Además de los cambios de pagos, las aseguradoras y proveedores de salud también amplían sus estrategias para ayudar a los pacientes, especialmente a aquellos con bajos ingresos o padecimientos crónicos.

El administrador de salud Armando Contreras llama semanalmente a Virta Woodard, quien además recibe viajes a un centro de salud, todo cubierto por el programa “Togetherness” que creó la aseguradora Anthem el año pasado. Woodard, de 56 años, paciente de diabetes y quien sufre de dolores crónicos, ya perdió 15 kilogramos (34 libras) desde que se integró al programa.

“Ya no lloro todos los días como antes, porque no quiero decirle eso a Armando”, dijo la residente de Long Beach, California. “Quiero contarle que hice algo bueno”.

El concepto del programa es que las personas que están más involucradas socialmente cuidarán más de su salud, dijo la portavoz de Anthem Jill Becher.

___

Tom Murphy está en Twitter como: @thpmurphy