El partido político del encarcelado ex primer ministro paquistaní Nawaz Sharif pidió el lunes a las autoridades trasladarlo de manera urgente a un hospital debido a un súbito empeoramiento de su salud.

La solicitud hecha por Pervaiz Rashid, portavoz del partido Liga Musulmana de Pakistán, se llevó a cabo poco antes de que un equipo de médicos visitó la prisión en la ciudad de Rawalpindi, donde Sharif está detenido, para revisar al destituido dirigente.

Sharif, quien tiene un historial de problemas cardiacos, se sometió a una cirugía a corazón abierto en un hospital de Londres en 2016. Ha estado en prisión desde el 13 de julio, cuando regresó de Londres para enfrentar una sentencia de 10 años por cargos de corrupción aunque apeló el veredicto.

El partido, dijo Rashid, no “busca ninguna concesión” para Sharif pero insiste que debe tener el derecho a ser atendido por su médico.

“A Sharif debe permitírsele ser atendido en una instalación médica de su preferencia bajo la supervisión de su médico”, comentó Rashid a The Associated Press y agregó que el partido está muy preocupado por la salud del ex primer ministro.

El presidente de Pakistán Mamnoon Hussaind también apeló por la salud de Sharif y pidió al primer ministro Nasir-ul-Mulk garantizar que el encarcelado mandatario reciba un cuidado médico adecuado.

Los acontecimientos surgen en momentos en que las campañas para las elecciones parlamentarias deben concluir, a la medianoche.

Los paquistaníes votarán el miércoles para elegir a la Asamblea Nacional de 342 escaños, la cámara baja del Parlamento y las cuatro legislaturas provinciales.