El gobierno sirio condenó el lunes una operación multilateral para evacuar a cientos de rescatistas del país, tachándolo de "proceso criminal" que tiene el fin de desestabilizar Siria.

Las autoridades sirias han descrito desde hace mucho a la organización de búsqueda y rescate Defensa Civil, popularmente conocido como Cascos Blancos, como una organización terrorista.

La organización ganó prominencia cuando filmó sus operaciones de rescate de civiles en Siria tras ataques aéreos durante la cruenta guerra civil del país. El gobierno ha dicho que la organización montó los videos. Rusia, aliada de Damasco, ha acusado a la organización de montar ataques con armas químicas contra civiles y culpar de esto al gobierno, acusación que nunca ha sido probada.

El sábado, más de 400 socorristas y sus familiares fueron evacuados de la provincia de Quneitra, en Siria, a Jordania vía Israel, luego de que los rebeldes entregaron al gobierno las últimas zonas que controlaban en la provincia suroeste del país.

El ministerio de Exteriores de Siria calificó la evacuación como una "operación de contrabando" que era evidencia de una conspiración occidental para derrocar al gobierno. Los Cascos Blancos reciben apoyo financiero de Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países.

La operación sin precedentes fue encabezada por Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña, según reportó The Associated Press el viernes.

Se prevé que los socorristas y sus familiares sean reasentados en Europa y Canadá.

Alemania confirmó el lunes que su país daría asilo a ocho socorristas y 39 civiles.

El ministro alemán del Interior Horst Seehofer dijo que dar refugio a los socorristas es una "obligación humanitaria", y agregó que más de 250 Cascos Blancos han sido asesinados en la guerra desde el 2013. Se reportó que el ministro de Exteriores Heiko Maas dijo que "los esfuerzos de los Cascos Blancos merecen admiración y respeto".

Alemania ha dado a la organización 12 millones de euros (14 millones de dólares) desde el 2016.

Más de cinco millones de personas han salido de Siria en los últimos siete años que lleva de guerra civil, de acuerdo con Naciones Unidas.

Entre tanto, la portavoz del gobierno jordano Jumana Ghunaimat dijo que a su país no se le ha pedido recibir a otro grupo de Cascos Blancos.

Ghunaimat también dijo que el ministro jordano de Exteriores Ayman Safadi y su homólogo ruso Sergey Lavrov discutieron el domingo "ideas preliminares" sobre el posible retorno de refugiados sirios a su país, pero que "no podemos hablar sobre retorno mientras la crisis en Siria no acabe".

___

Contribuyeron a este despacho los reporteros de The Associated Press Fares Akram, desde Amán, Jordania; y Albert Aji, desde Damasco, Siria.