El ministro del Interior francés insistió el lunes que no le correspondía informar a los funcionarios judiciales sobre la violencia cometida por uno de los principales guardaespaldas del presidente Emmanuel Macron contra un manifestante el Primero de Mayo, pese a que fue informado sobre el incidente al día siguiente.

Al ser interpelado en el Parlamento, el ministro Gerard Collomb dijo que la oficina presidencial le informó que se tomaron medidas contra Alexandre Benalla y que no era su trabajo hacer más.

El hecho de no haber informado inmediatamente a los funcionarios judiciales ha desatado una crisis política para el presidente Macron.

La identidad de Benalla fue dada a conocer la semana pasada. El ex guardaespaldas del mandatario golpeó a un manifestante y fue instruido de cargos preliminares el domingo.

Una comisión de investigación parlamentaria trata de determinar los hechos.

Benalla estaba con la policía como un observador durante las protestas del Primero de Mayo.