El legislador derechista Jair Bolsonaro anunció formalmente el domingo su candidatura presidencial en Brasil, donde las encuestas lo sitúan segundo en las preferencias después del encarcelado expresidente Luis Inácio Lula da Silva, que podría ser inhabilitado para participar en la contienda electoral.

Miles de simpatizantes que llevaban puestas camisas con el nombre de Bolsonaro gritaban vivas, sonaban bocinas de aire y agitaban banderas durante un acto político. Muchos imitaban pistolas con sus dedos, un ademán con la mano que el diputado y exmilitar ha hecho popular.

Bolsonaro, del Partido Social Liberal, dijo ante la multitud que podría cambiar la situación actual si gana los comicios. Habló de ayudar a la policía a combatir la delincuencia, nombrar oficiales militares a su gabinete y retirar a Brasil del acuerdo de París sobre el cambio climático.

El candidato no ha nombrado aún a su compañero de fórmula para el cargo de vicemandatario.