Los ministros de finanzas del G-20 exhortaron el domingo a un mayor diálogo en torno a las disputas comerciales que amenazan el crecimiento económico global, y un funcionario advirtió que persisten las diferencias y que las tensiones podrían aumentar aún más.

La reunión de dos días de los ministros de finanzas y banqueros centrales del Grupo de los 20 se llevó a cabo en Buenos Aires en una época en que Estados Unidos choca con China y otras naciones por cuestiones comerciales, con aranceles sobre miles de millones de dólares de productos.

En un comunicado final de la reunión se afirmó que, aunque la economía global sigue siendo fuerte, el crecimiento se está volviendo “menos sincronizado” y han aumentado los riesgos a corto y mediano plazos.

"Entre estos están el incremento de las vulnerabilidades financieras, de las tensiones comerciales y geopolíticas, los desequilibrios globales, la inequidad y el crecimiento estructuralmente débil, en especial en algunas economías avanzadas”, se afirma en el comunicado. “Reconocemos ... la necesidad de fortalecer el diálogo y las acciones para mitigar los riesgos y mejorar la confianza”.

El presidente estadounidense Donald Trump reiteró el viernes su amenaza de imponer aranceles a un total de 500.000 millones de dólares en importaciones de China, cifra que equivale aproximadamente a todos los productos que Beijing exporta anualmente a Estados Unidos. La Casa Blanca también ha especificado que podría gravar a otros productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares.

Washington ya impuso aranceles de 25% al acero y 10% al aluminio, incluidos los que proceden de Europa. China, la Unión Europea, Canadá, México y Turquía han respondido con sus propios aranceles a productos estadounidenses.

Los aranceles de la UE a los bienes de Estados Unidos incluyen las motocicletas Harley-Davidson, los arándanos, la mantequilla de maní, los naipes y el whiskey.

El comisionado de comercio de la UE, Pierre Moscovici, advirtió que ese tipo de disputas son una amenaza.

"El proteccionismo, quiero insistir, no es bueno para nadie”, afirmó. "Las guerras comerciales no son fáciles ... no crean ganadores, solamente bajas”.

El secretario del Tesoro estadounidense Steven Mnuchin disputó que el proteccionismo sea el problema.

“La gente intenta hacer parecer que esto (la guerra comercial) se debe a Estados Unidos y el proteccionismo. Para nada es así”, declaró en una conferencia de prensa. “Esto es acerca de que Estados Unidos desea un comercio justo y libre... Estamos muy a favor de la idea de que el comercio es importante para la economía global, pero tiene que ser bajo términos justos y recíprocos”.

Mnuchin dijo que no había habido “conversaciones sustanciales” con China sobre el comercio durante la reunión. Al preguntársele qué se requeriría para reactivar el diálogo con el gigante asiático, respondió: “En cualquier momento en que deseen sentarse y negociar cambios significativos, yo y nuestro equipo estamos disponibles”.

Al concluir la reunión, Moscovici dijo que las diferencias de opinión persisten a pesar de las conversaciones.

"Estas reuniones han tenido lugar en un contexto internacional muy desafiante”, declaró a reporteros. “Las tensiones comerciales siguen siendo elevadas y amenazan con incrementarse más”.

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ha advertido que los aranceles pudieran dañar significativamente la economía global y rebajar el crecimiento en aproximadamente 0,5% “en el peor de los casos”.

Mnuchin no estuvo de acuerdo el domingo, y dijo que, en general, la economía de Estados Unidos no se ha visto afectada por las disputas comerciales desatadas por las políticas más estrictas de Trump. Sin embargo, reconoció que algunos sectores individuales se han visto afectados y dijo que las autoridades estadounidenses buscan formas de apoyarlos.

“Vemos algunos impactos a nivel microeconómico en los que gente, nuestros homólogos, tienen como blanco artículos muy, muy específicos en comunidades muy específicas”, afirmó. “Pero desde un punto de vista macroeconómico, aún no vemos ningún impacto significativo sobre la economía”.

Hasta ahora, los mercados globales se han mantenido tranquilos en general a pesar de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y los otros conflictos de este tipo.

Sin embargo, los analistas dicen esperar que Trump impondrá más aranceles a China y posiblemente a otros socios comerciales estadounidenses cruciales. Es casi seguro que esas naciones tomarán represalias, por lo que ello podría derivar en precios más elevados para los estadounidenses, menos exportaciones y una economía de Estados Unidos más débil para el año próximo, según dicen.

Moscovici dijo que la reunión del G-20 no había sido tensa. Consideró que los países deben conservar “la serenidad y un sentido apropiado de perspectiva”, y que el bloque europeo sigue abierto al diálogo.

"Por eso el presidente de la UE Jean-Claude Juncker y la comisionada de Comercio de la UE, Cecilia Malmstrom, se reunirán con Trump” en Washington la semana próxima, dijo. “Esperamos que esa reunión sea productiva y exitosa”.

Mnuchin indicó que Estados Unidos espera participar en esas conversaciones.

El Grupo de los 20 está integrado por potencias económicas como Estados Unidos, Japón y Alemania, y naciones económicamente emergentes, incluidas Argentina, China, Brasil y la India.

Los funcionarios en Buenos Aires también hablaron de otros temas, entre ellos el futuro del trabajo y la infraestructura para el desarrollo, el sistema fiscal internacional y la inclusión financiera. Es la tercera de cinco reuniones de ministros de finanzas y banqueros centrales programadas con antelación a una cumbre de los líderes del G-20 en Argentina que se llevará a cabo del 30 de noviembre al 1 de diciembre. Mnuchin dijo que Trump prevé asistir.

___

Los periodistas de The Associated Press Patricia Luna y Paul Byrne contribuyeron con este despacho.