El gobierno de Yemen está exigiendo que los rebeldes hutis dejen en libertad a todos sus prisioneros como condición para iniciar negociaciones de paz.

Según la agencia oficial de noticias SABA, el gobierno exige también que los rebeldes depongan las armas y se retiran de todas las zonas que ocupan incluyendo la capital Sanaa.

La declaraciones fueron formuladas por el primer ministro Ahmed Obaid bin Daghr en una reunión con el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, dijo la agencia.

Yemen se hundió en una guerra civil en marzo del 2015, entre una coalición encabezada por Arabia Saudí que apoya al presidente autoexiliado, y los rebeldes que son los hutis.

El mes pasado, Griffiths anunció planes de iniciar negociaciones de paz. Desde entonces ha realizado varios encuentros con ambos bandos.