Miles de personas protestaron el domingo en Múnich contra “la política del miedo” esgrimida por los partidos de derecha para ganar apoyo.

La policía dijo que unas 15.000 personas participaron en la marcha del domingo, que contó con el apoyo de sindicatos, artistas y grupos religiosos.

Muchos de los manifestantes criticaron al ministro del interior Horst Seehofer y a su partido conservador por tratar de cerrar las fronteras del país a los migrantes.

La Unión Social Cristiana, que ha dominado la política de Baviera durante décadas, teme perder votos ante la Alternativa para Alemania, un partido antiinmigrante, en las elecciones locales de noviembre.

Miembros del partido de Seehofer en el concejo municipal de Múnich trataron de impedir la participación en la marcha de empleados de dos teatros financiados con fondos públicos.