Las autoridades francesas iniciaron una investigación sobre uno de los guardaespaldas del presidente Emmanuel Macron quien fue captado en video golpeando a un manifestante en mayo.

La golpiza propinada por Alexandre Benalla fue captada en video, y ha desatado un escándalo político para el mandatario francés.

La fiscalía de París anunció el domingo que Benalla y otros cuatro funcionarios están siendo investigados, y deberán asistir a una audiencia con un juez, donde podrían ser instruidos de cargos.

Macron se ha negado a declarar sobre el asunto. Benalla fue despedido el viernes, y las autoridades allanaron su vivienda el sábado.

La fiscalía dijo que Benalla, quien estaba a cargo de la seguridad de Macron durante la campaña presidencial del 2017, y Vincent Crase, quien estaba al lado de Benalla durante el incidente, tienen por ahora prohibido poseer un arma o trabajar en eventos públicos.