El presidente chino Xi Jinping inició el sábado una gira por cuatro países de África con los que espera profundizar las relaciones militares y económicas mientras su rival en una enconada guerra comercial, el gobierno estadounidense de Donald Trump, demuestra escaso interés en el segundo continente más poblado del mundo.

Es el primer viaje de Xi al exterior desde que inició en marzo un segundo período con la eliminación de los límites constitucionales, lo que le permite gobernar por el tiempo que quiera. Es una historia conocida en África, donde muchos gobernantes se aferran al poder durante décadas.

China, el principal socio comercial de África, abrió su primera base militar en el continente en Djibouti, en el Cuerno de África, que este mes inauguró una zona de libre comercio con respaldo chino, que considera la más grande del continente. China ha superado a Estados Unidos en ventas de armas a África y este mes recibió a decenas de funcionarios militares en el primer foro de defensa China-África.

Después de Senegal, Xi irá a Ruanda y luego asistirá a la cumbre de la organización de economías emergentes BRICS en Sudáfrica a partir del miércoles.

La cumbre se realiza en medio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. El mes pasado los cancilleres de BRICS _Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica_ criticaron la “nueva ola de proteccionismo” y dijeron que las medidas de Washington socavan el comercio global y el crecimiento económico.

La gira de Xi por África también promueve la enorme iniciativa china llamada “Cinturón y Camino” que busca vincular a Beijing con África, Europa y otras partes de Asia mediante una red de puertos, ferrocarriles, usinas y zonas económicas.