La economía de la Argentina mejorará en 2019, aseguró el sábado la directora gerente del Fondo Monetario Internacional

“Vemos que la economía se recuperará y mejorará hacia inicios de 2019 y de forma continuada hasta 2020. También vemos que la inflación va a bajar en ese período de tiempo”, afirmó Christine Lagarde en una rueda de prensa conjunta con el ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne.

Los dos funcionarios abrieron las reuniones de los trabajos de ministros de finanzas del G20, cuya presidencia temporal ostenta este año Argentina.

Una veintena de ministros de finanzas y una decena de presidentes de bancos centrales abordarán temas como la situación de la economía mundial, el comercio global, infraestructura para el desarrollo o el futuro y la introducción de tecnología en el empleo en dos días de reuniones del G20.

“Hemos visto un progreso enorme del programa fiscal y de liderazgo del ministro Dujovne”, señaló Lagarde. Añadió que dialogaron junto con el presidente Mauricio Macri y el presidente del Banco Central argentino Luis Caputo_ sobre las medidas fiscales, y “el crecimiento va a ser resultado de estas medidas”.

Queremos “expresar respeto y un muy fuerte apoyo por el gigante progreso que se ha demostrado”, recalcó Lagarde, apuntando a que aunque el programa sólo lleva en marcha un mes, ha habido un progreso significativo en política monetaria y que las medidas adoptadas por el Banco Central han permitido una situación “con menos volatilidad y más transparencia, algo que apoyamos” de aquí hacia delante.

Argentina pasa por una etapa difícil, entre rumores constantes de que pueda entrar en recesión y tras que el FMI realizó un polémico préstamo al país sudamericano de 50.000 millones de dólares.

“Si me preguntan si el acuerdo que tenemos está funcionando, si es efectivo, si las autoridades están en el buen camino mi respuesta es” indudablemente si, se mostró contundente Lagarde.

El organismo y las autoridades argentinas acordaron el 7 de junio un préstamo "stand-by" excepcional de 36 meses de plazo por 50.000 millones de dólares luego de que el país fuera sacudido en mayo por una crisis cambiaria durante la cual el peso sufrió una devaluación de más del 20% que obligó al Banco Central a vender miles de millones de dólares de reservas.

El secretario del Tesoro estadounidense Steven Mnuchin consideró que los fondos prestados por el FMI son “más que suficientes”.

“Hay tremendas oportunidades para la economía (argentina)”, añadió. “Creo que la combinación de como la están manejando y el programa del FMI es alentadora para nosotros”.

Al ser interrogada sobre la inflación de junio, que alcanzó con un 3,7%, la cifra más alta de los últimos dos años, Lagarde afirmó que según los planes implementados, la meta de contener la inflación debería cumplirse. “Si las políticas que se han decidido se ponen en marcha como fueron planeadas, vemos ciertamente el objetivo como alcanzable”. Sin negar que este índice económico “ha alcanzado un punto alto”, dijo, se han tomado medidas para solucionar este aspecto.

Organizaciones sociales, sindicatos y partidos opositores están en contra del acuerdo con el FMI, del que Argentina ha recibido varios préstamos y al que perciben como responsable de la crisis económica y social de fines de 2001.

En los alrededores del centro de convenciones donde se reúne el G20 se registraban este sábado protestas en Buenos Aires que congregaban a varios cientos de personas.

“No vamos a abandonar la calle hasta derrotar al gobierno y su política de entrega al Fondo Monetario, las consecuencias del Fondo las tenemos claras, ya las vivimos en este país. Y ahora vemos lo que hizo en Grecia”, declaró a la AP la activista y líder política de izquierdas Vilma Ripoll.

En la tarde hay previstas más protestas.

Lagarde también se refirió al contexto de la guerra comercial por los aranceles fijados por Estados Unidos y las represalias tomadas por China, tema del que también se hablará en el foro con mayor profundidad. La directora del FMI afirmó que el impacto directo en el PIB (producto interior bruto) según escenarios de restricción o escala de tarifas, tomando en cuenta medidas ya anunciadas y no especulaciones "en el peor de los casos bajo las medidas actuales y sin tener en cuenta los anuncios más recientes, se sitúa en torno al 0,5% del PIB" de manera global.

Los miembros del G20 son Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

---

El videasta de AP en Buenos Aires, Leo La Valle, colaboró con este despacho