Un nuevo grupo de rebeldes y sus familias están siendo evacuados del suroeste de Siria, donde el gobierno gana terreno en su persistente ofensiva, informaron activistas y medios de comunicación sirios el sábado.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, indicó que 25 autobuses han llegado a un cruce fronterizo para evacuar a aquellos que se rehúsen a aceptar el regreso del gobierno en las zonas que estuvieron bajo el control de los rebeldes durante años. El medio estatal Central Military también reportó la evacuación, un día después de que el primer grupo abandonó la provincia norteña de Idlib, donde la oposición continúa dominando.

Rami Abdurrahman, director del observatorio, dijo que se espera la evacuación de unas 4.000 personas en total, en conformidad con el acuerdo alcanzado que provocó que los rebeldes a entregaran aldeas y localidades en la región del suroeste del país en medio de una ofensiva militar.

Las Naciones Unidas y organizaciones defensoras de los derechos humanos han denunciado las evacuaciones como un desplazamiento forzado. Más de la mitad de la población de Idlib de 2 millones está conformada por sirios que fueron desplazados de otras partes del país a causa de ofensivas y evacuaciones militares similares.

Durante el mes pasado, las fuerzas del gobierno sirio apoyadas por el poderío aéreo de Rusia han arrasado el suroeste de Siria para consolidar el control del gobierno en este rincón estratégico del país que comparte frontera con Jordania y con las Alturas del Golán, ocupada por Israel.

Con estos avances, las fuerzas del gobierno están, por primera vez desde que comenzó la guerra civil en 2011, restableciendo sus puestos a lo largo de la línea de separación en la frontera con Israel, como parte de un acuerdo de cese al fuego alcanzado en 1974 entre los dos países que formalmente siguen en guerra.

El mismo sábado, el gobierno continuó atacando la Cuenca de Yarmouk, el extremo austral de la región del suroeste donde un grupo vinculado al Estado Islámico todavía posee territorio. El grupo no es parte del acuerdo entre el gobierno y los rebeldes.

El observatorio dijo que las fuerzas del gobierno azotaron la Cuenca de Yarmouk con más de 120 ataques aéreos y otros misiles, en medio de enfrentamientos. El grupo vinculado al Estado Islámico se ha aprovechado de las derrotas de las rebeldes y ha ganado un nuevo territorio en la provincia de Daraa.