Al menos 10 guardias fronterizas iraníes murieron en un ataque nocturno atribuido a hombres no identificados cerca de la frontera con Irak, informó la prensa iraní el sábado.

El ataque tuvo lugar cerca de Marivan, en la zona kurda de Irán unos 620 kilómetros al oeste de Teherán, informó la agencia noticiosa semioficial Fars.

Todos los muertos eran efectivos de la Guardia Revolucionaria, dijo Fars. Varios de los agresores, descritos como “bandidos y terroristas contrarrevolucionarios”, resultaron muertos o heridos, dijo la agencia sin entrar en detalles.

Durante el combate se produjo una explosión en un depósito de municiones, añadió.

La agencia oficial IRNA dijo que 11 guardias murieron y ocho resultaron heridos durante el enfrentamiento. Añadió que los muertos eran guardias kurdos de localidades cercanas.

No se explicó de inmediato la discrepancia entre las cifras de bajas.

Fue el mayor número de efectivos iraníes muertos en un solo ataque en la frontera iraní en los últimos años. La zona ha sido escenario de combates esporádicos entre fuerzas iraníes y separatistas kurdos o milicianos vinculados con el grupo Estado Islámico.